Tenemos que lidiar con monstruos y mamadas, lanzando hojas de árbol y tarjetas de presentación. A veces nos encontramos ancianos escondidos en lagos o en águilas.