La Ratera de Perla Macedo de Grupo CARSO y el fraude de Altafonte México hacia la Versh

Los cambios a la información, o anexos de información a esta entrada serán enlistados debajo de esta línea. Para información de prensa, por favor diríganse a nuestra sección de contacto haciendo click aquí.

ACTUALIZACIONES: Han sucedido varias cosas a partir de que publiqué esta entrada. He agregado todas estas actualizaciones al final de esta página. Para leer lo más reciente en este caso, haz click aquí.

Hola amiguitos! Les traigo chisma krnal… A grandes rasgos se trata del robo de un par de nuestras obras musicales por parte de mi ex-manager Perla Macedo (se autonombra Perla Mac por mera mamada. Su correo: [email protected] y su perfil de Facebook aquí), su (también raterísimo) marido Cristopher Gónzalez (correo: [email protected]), por qué tardamos tanto en publicar el álbum, y de lo PENDEJOS que se han hecho los representantes de ALTAFONE MÉXICO al percatarse de que les vieron la cara bien y bonito y cómo hoy se tendrán que enfrentar a una rica y deliciosa demanda por parte de la hercúlea VERSH! Todo esto lleva ya más de 2 años. Ahí les va…

 

I. Perla Macedo, Crístopher Gónzalez (el marido) y PINK la agencia que no es agencia pero creen que sí (huehuehue)

Conocí a Perla Macedo (a partir de ahora Doña Rata / Rata / La Rata / y derivados) por medio de un popular evento en donde participan marcas, agencias y diversas empresas, conocido como los Elliot Awards. Mi participación por supuesto fue como “creador de contenido” (tengo un conflicto con ese término porque hoy meterte condones por la nariz también se considera contenido, pero esa es otra historia). La rataza se presentó como representante de Grupo Carso, quien buscaba la inclusión de talentos para no sé qué chingados, y platicando con nosotros quedamos en darle seguimiento al tema.

Entre plática y plática, que tú que yo, que el contenido, que el bla bla bla, se generó la idea de grabar un álbum musical, distribuirlo, y pues ganar lana. “Fíjate que Grupo CARSO, que la mamada, que millones de dólares, que el equipo, que soy amigaza del hijo de Carlos Slim (neta lo dijo en algún momento), que vamos a vender un chingo de cassettes carnal y así.”

Yo dije “mira, todo suena muy bonito pero papelito habla y hasta que tengamos algo firmado pues órale va”. Sin hacer muy largo el cuento, la FULMINANTE RATOTA llegó con un contrato pasadísimo de verga en donde entregaba mi alma a Satanás a cambio de arroz y tiras de pescado, y mira que uno está loco pero no pendejo, por lo que le dije que no habría manera de que firmara dicho contrato de representación sin que se agregara un anexo, explícito, en donde se excluyera a los personajes, animación, videos, licenciamiento y en general a la propiedad de Vete a la Versh, es decir que solo incluiría el trabajo musical sobre un proyecto con un nombre específico (nombre que al final no se usó).

Doña Rata Perla accedió, redacté dicho anexo y se firmó el contrato entre PINK (resulta que no era CARSO sino una empleada dentro de CARSO que había formado una agencia junto con su, también ratero y cínico, marido para ofrecer servicios de representación etc etc). En fin, ese anexo fue lo necesario para asegurar que mi propiedad estaba protegida y que se trabajaría exclusivamente en la música.

Tiempo pasó y se tuvo el acercamiento, por parte de “PINK”, con Randy Ebright de Molotov (quien no tiene vela en el entierro pero es con quien tuve la enorme fortuna de crear la música que hoy está en plataformas digitales) para grabar un álbum musical relacionado con la Versh. Randy dijo que órale va y nos pusimos a trabajar. Por supuesto todo esto sería financiado por PINK (supuestamente).

A la mitad de la grabación del álbum (como un mes y medio durante la producción) Perla La Ratera Mac habló conmigo para decirme “qué crees mijo? No tenemos dinero para financiar ni la gasolina para que vengas a grabar” y yo “Ah mira no más… y luego?”. Pues me pidió que yo entrara a la inversión del disco, que se pagara con eventos a los que me presentaría durante el año y todo eso se me regresaría. Y dije órale va, pero tiene que haber un reajuste de los porcentajes porque ya es dinero mío y bla bla bla… El punto es que yo metí dinero a la producción para que continuáramos el proyecto (spoiler alert: no lo volví a ver… por lo menos no por acciones de la ratera de mierda y el pusilánime cobarde de su marido, sino porque decidí publicar el álbum e invertir yo en la maquila y distribución. Y nos fue de huevos).

Continuamos con la producción componiendo, grabando y tragando UN CHINGO de donas del Seven Eleven que estaba en la esquina aledaña al estudio, y un buen día se apareció Doña Rata a decirme que ya tenía el dinero para pagar la producción, que ya había quedado pagada y que no me preocupara (enorme mentira, considerando que Randy y Leo [ingeniero que grabó y mezcló todo] la estuvieron persiguiendo como dos meses después de terminar el disco para que les pagara).

“Chingón!”, dijo el Darkar y continuó trabajando.

Antes de terminar el álbum, La Rata solicitó que se le enviara un sencillo para publicarlo DE YA a plataformas digitales. Yo, en más de una ocasión, le dije que lo ideal es que nosotros nos encargáramos de toda la distribución digital, porque lo que hacen agencias es clavarse 20 – 30% por labor que en realidad hacemos nosotros. Obviamente me mandó a la verga y dijo que se publicarían por medio de ALTAFONTE (aquí entran estos hijos de la chingada), pues nos ofrecían miles de dólares en publicidad, gira en México y el muuuundo, festivales, patrocinios y las perlas de la virgen krnaaaaal (pura verga, no es cierto. Y a estas alturas no sé si la mentira fue por parte de La Rata o de Altafonte).

Nunca estuve de acuerdo y, lo peor, nunca estuve al tanto de alguna firma en mi nombre ni de mi propiedad con Altafonte. Y ahí es en donde empieza el problemón BIIIIIIOOOOOOTCH!

Leo, de buena fe, le envió la canción “Vete a la Versh” a Perla, y la ratuska la publicó por medio de Altafonte, y así lo hizo con dos sencillos más. Para no hacer el cuento máaaas largo (porque ya llevan un buen rato leyendo todo este desvergue) pasaron meses en donde las canciones se reprodujeron millones de veces y no recibí ni un solo centavo de regalías.

Es importante hacer saber que NI UNA SOLA DE LAS CANCIONES era un trabajo definitivo para el álbum (cambiamos canciones e incluso añadimos una más a la hora de publicarlo). Aún no tenían registros, y la mitad del disco, al ser música que ya había sido publicada dentro de la serie Vete a la Versh, incluyendo en este caso la canción “Vete a la Versh” y “Horrible”, caía en la propiedad que explícitamente se excluía dentro del contrato (el cual publicaré a su debido tiempo, que no se les cocine de más ese tamal, amigos), haciendo el uso de estos sencillos algo ilegal por parte de la Rata, y ni entremos al hecho de que el mismo contrato excluye el uso de cualquier arte de Vete a la Versh sin un anexo firmado, el cual la misma rata usó para publicar el sencillo.

Registré el disco como “Balance Universal”, lo cual resulta una completa exclusión de este álbum desde el contrato firmado. Se acuerdan que mencioné que uno está loco pero no pendejo? Déjate caer, perra.

A la hora de preguntarle por el baaaaaro (amigos, yo también trago y estuve 3 meses dedicando 100% de mi tiempo al disco), Perla Rata Macintosh me juraba y reiteraba que Altafonte no pagaba regalías, que se estaban haciendo pendejos, que el director no le contestaba a sus correos, que se la pasaba de viaje en España, que nunca nos quería dar una junta y que si seguían así los iba a demandar (la idiota no sabía ni cómo comprar boletos del cine, qué chingados va a estar demandando a alguien).

El Darkar envergadísimo, marcándole al abogado mientras sostenía su antorcha para quemar todo a la verga, solo recibía un “pero no te preocupes, yo lo arreglo” por parte de Queen Rat, y así me tuvo hasta que le dije “o lo arreglas tú, o lo arreglo yo”.

Para este punto, yo ya tenía una muy buena relación con Leo y Randy a quienes solicité un poco de ayuda. Así conocí a quienes hoy son mis abogados en materia de propiedad intelectual, y nos pusimos en contacto con Josué Orduña, director de Altafonte México.

El Primer Acercamiento Con Altafonte México

Lo primero que nos dijo Josué, fue que llevaba meses queriendo tener una junta directamente conmigo y que Rata Mac siempre le dijo que yo no quería, que yo no tenía tiempo y que a mí no me interesaba tener una junta PARA NADA con Altafonte (yo nunca supe de esto. Aunque hoy no sé si creerle a Josué).

Lo que yo le informé es que la hija de la chingada decía que Altafonte no había pagado ni un solo centavo. Y siéndoles francos, llegué con la espada desenvainada, prácticamente a cobrar, pues así me lo pinto la estúpida durante meses.

Josué nos dijo que no era así, que todo estaba debidamente acreditado y después de un rato de estar platicando, me informó que se le había pagado un adelanto de $10,000 dólares mas $5,000 dls de publicidad en Spotify. Esta información, me dijo, era estrictamente confidencial pues tenía un acuerdo firmado con PINK, y que me lo decía de buena fe y con el riesgo de represalias legales. De hecho, en alguna de las reuniónes que CASI se tienen con Altafonte, PINK y yo, la rata de mierda de Perla (fíjense no más los ovarios inflamados de esta vieja) le solicitó a Altafonte que si se daba la junta, estaba PROHIBIDO mencionar dicho adelanto para que yo no me enterara.

Hoy publico esta información porque me valen 37 mil hectáreas de verga las represalias legales que tenga PINK en contra de Altafonte, pues la palabrería y verborragia de Josué Orduña me tienen con un testículo inflamado y a pesar de que en distintas avenencias llevadas a cabo ante el INDAUTOR, Josué aseguró personalmente que bajarían los 3 sencillos de todas las plataformas digitales, a él le ha valido verga. Pero no me dejen comerme todo el mandado, amiguitos, para allá voy con el resto de la historia.

Con el fin de mantener la información de manera confidencial (solo por buena fé mía y sin ningún acuerdo con ataduras legales de mi parte con Altafonte), enfrenté a Perla… (ya no se me ocurren más sobrenombres)… PERLA RATA SUCIA por medio de un mensaje de Whatsapp mentándole la madre pero BIEEEEN, sin tapujos, porque si hacen encabronar al Darkar prepárense para una buena verguiza (como lo es este post), y le dejé caer todiiiita, diciéndole que era una pinche rata (por si no ha quedado claro), que ahora entendía de dónde había salido el dinero, y que me iba a encargar de que se le cayera su teatrito que de seguro se compró robándole a otros representados (más adelante publicaré historias de gente a la que representa/ba).

Déjenme aclararles, amigueees, que cualquier ingreso que viniera de la explotación de mi música, representaba (bajo el contrato de esta rata de la basura) un 70% para mí, además del dinero que yo ya había invertido directamente en el álbum que provenía de eventos que no me pagó esta sucia arpía (hoy hasta sospecho que le pagué los 15 años a su hija, pero esa es mera especulación jijiji… O NO???).

Entre mis abogados, Josué Orduña (Altafonte) y yo, decidimos buscar la manera para que este par de zánganos (Perla y su rata marido) dieran la cara y me soltaran el contrato, además de hacerse cargo de ese dinero robado.

Y todo pasó a una serie de correos entre todas las partes, reuniones entre el nacazo de Cristopher y mis abogados, y un estira y afloja que no llevó a nada, y hoy, los “representantes” de PINK, están desaparecidos. Su empresa no existe en la dirección que marca el contrato, no responden a los correos de mis abogados, no acceden a reuniones y pues ya valieron verga, por lo menos en caracter legal.

Por ahora me ahorro los screenshots de todas las conversaciones y correos, pero no se preocupen amiguitos, se publicará todo conforme esta noticia vaya avanzando, con conversaciones de Whatsapp, contratos, datos y toda la cosa pa’ que el chisme lo tengan bien jugosito. Todo se encuentra dentro de una Fé de Hechos notariada y muy bonita en su carpeta para cuando estemos en los juzgados (y den por hecho, Altafonte, que voy a hacer que arda Troya. Este es el primer paso y a partir de este momento, no daré ninguno más sin hacerlo público).

Altafonte, Por Fa Baja La Música

Al darnos cuenta de que este par de zánganos se había hecho súper pendejo y estaban desaparecidos, la idea fue la de decirle a Josué Orduña que bajaran los sencillos de las plataformas digitales y que cada quién se iba con su chingadazo. Yo con lo que me robó la pinche ratera y ellos con lo que faltaba de recuperar en el adelanto que de buena fe firmaron con PINK.

“No.”, fue la respuesta de Josué, argumentando que Altafonte tiene un contrato con PINK y que no lo pueden romper.

Aquí empieza el pedo con estos hijos de la chingada.

Le reiteramos (mis abogados y yo) a Josué de Altafonte que el contrato fue directamente con PINK, no conmigo, y que los rateros de PINK no tienen, BAJO CONTRATO, el derecho de explotar mi música sin anexos firmados y MENOS usar a mis personajes sin que cada permiso esté engrapadito al contrato (solo el uso de mis personajes representa multas de cientos de miles de pesos, según la ley de derechos de autor). Lo leímos una, dos, tres y cien veces, y aunque lo entendió (pero se hace pendejo), la respuesta de Josué fue un “Ni pirqui tingui in cintriti cin PINK” (contrato que, reitero, no tiene validez para explotar mi música). 

Y pues caliéntame los huevos, cabrón.

Para dejarlo más claro, si un pendejo llega y te dice que te da los derechos de distribución de la música de Metallica, firmas con él, la distribuyes, haces dinero, y al final dicho pendejo no tenía los derechos de distribución, ya valiste verga.

Durante las avenencias, Josué Orduña solo hizo giro y maroma para zafarse de cualquier responsabilidad, con verborrágia y mera palabrería irrelevante para la protección de mi propiedad intelectual, además de “mugrosear” mi música diciendo que solo le generaba 60 dólares al mes (hazte pendejo… Altafonte está reclamando videos en YouTube y Facebook que contienen mi música y han generado millones de reproducciones totales). Incluso, se hizo el ofendido, con manita en la frente y todo, diciendo que (parafraseando su ridícula reacción) “JAMÁS IBA A PERMITIR QUE YO NI NADIE MANCHARA EL NOMBRE DE ALTAFONTE SUGIRIENDO QUE ESTÁN HACIENDO ALGO ILEGAL”.

Qué crees, María Josué Magdalena…? Sí estás haciendo algo ilegal. Entiendo que no era tu intención que te vieran la cara, pero sí estás cometiendo algo ilegal. Algo que busqué arreglar directamente contigo y te hiciste bien pendejo.

Primero tomé la decisión de iniciar reclamos en todas las plataformas digitales para tirar la música, los cuales fueron, en su mayoría, exitosos, por lo que logré que Spotify, Deezer, Amazon y YouTube tumbaran mis sencillos a la verga, pero los que se hicieron bien pendejos (como Josué y Altafonte) fueron Google Play, iTunes y Tidal (entre otras plataformas más pequeñas). Hasta ahora, Domingo 10 de Mayo de 2020, Altafonte sigue vendiendo mis 3 sencillos en dichas plataformas, usando arte por el cual nunca tuvieron autorización (si se dan cuenta, los artes que usamos oficialmente tienen el logo de Vete a la Versh, los que no, son las copias no autorizadas que está distribuyendo Josué Orduña):

El siguiente video lo grabé el Miércoles 29 de Abril, 2020:

A todos estos reclamos, Altafonte inició contrarreclamos con todas las plataformas, asegurando que tienen todo el permiso para distribuir la música (jaja sí ándale), aunque saben perfectamente que no es así, y no hicieron pendeja a la gran mayoría de las plataformas. El hecho de que Spotify, Deezer, Amazon y YouTube tiraran mis propiedades de sus plataformas es una titánica prueba para la batalla legal que se aproxima. Todo esto está bien documentadito.

Después de esto tomamos la decisión de iniciar lo que fue una serie de avenencias ante el INDAUTOR, que son mediaciones por parte de esta entidad en donde se busca una resolución y por las que, si no te presentas, te meten la bara con multas que sí le duelen al bolsillo. Obviamente las mierdas de PINK ya no existen en sus direcciones, no se les pudo notificar porque no aparecieron y siguen prófugos (aunque sabemos de buena fuente que la ratera anda trabajando en Grupo Carso y mi siguiente intención es hacerles saber todo este pedo).

Y para no hacerles el cuento MÁAAAS largo, en la última avenencia a la que solo asistió Altafonte y nosotros, Josué Orduña nos aseguró, con un tono de muy buena fé, con palabra que caracteriza su caballerosidad… y su jodida palabrería y más mentiras, que ya bajaría la música de plataformas pues, supuestamente, el contrato con PINK ya había expirado (sí cabrón, llevamos 2 años en esto, pásate de verga). Vamos para 2 meses de ese día y la música sigue en línea.

Sepan que mi problema más grande no es ni siquiera el hecho de que las canciones estén en línea. Al quedar CLARÍSIMO que ni PINK ni Altafonte pueden distribuir mi música, yo publiqué mi álbum (y que vengan a decirme que no, los hijos de puta) y con el que hemos tenido un éxito sin precedentes para el proyecto (algo que no dejaré de agradecerles al comprar el CD y escucharlo en plataformas). Mi verdadero problema es que, al incluir la música en ya bastantes episodios de Vete a la Versh, los hijos de mierda de Altafonte han estado reclamando las canciones como suyas tanto en YouTube como en Facebook y eso sí que me mastica el escroto, porque están jodiendo directamente mi trabajo, en el cual ninguna puta parte tiene derecho mas que YO y si se me hinchan los huevos, USO MI PUTA MÚSICA PUES YO LA COMPUSE, YO LA GRABÉ, YO LA PAGUÉ, YO LA REGISTRÉ Y YO LA DISTRIBUYO! Malditos mierdas todos.

Al final entiendo la posición del director de Altafonte. Está buscando cuidarse el culo, no de las represalias legales sino de sus jefes. Pero para mí ya fue suficiente y me vale verga, lo que sigue es la demanda que estamos en proceso de iniciar en contra de Altafonte y PINK. El objetivo de este post definitivamente es la de exponer toda esta controversia y a este trío de delesnables personajes que ya me tienen hasta la madre, además de darle seguimiento a cada paso a partir de este momento, comunicándole también a la audiencia, paso a paso y con lujo de detalle el desenlace de este pedo. Por mi parte, el diálogo ya está cerrado y una demanda es lo que sigue, lo que podría traerle a este par de agencias, multas y pago de regalías por cantidades millonarias por el uso de mi música y mi arte.

Así es que acompáñenme, amiguitos, a lo que parece ser una nueva serie de la Versh en los juzgados. Los actualizaré con lo que siga. Por lo pronto seguimos trabajando a full con la serie, más música (estamos planeando grabar un segundo álbum) y chingos de cosas wuuuuuu! Se la lavan y se la dejan bien limpiecita jiju

ACTUALIZACIÓN 1: Nada de esto obstruye las órdenes actuales del álbum físico de Vete a la Versh. Los retrasos en los envíos se deben al alto número de órdenes que agotaron las piezas que teníamos (tuvimos que ordenar miles más) y a los retrasos en envíos debido a la actual pandemia del Covid-19. Si no has recibido tu disco, por favor ponte en contacto con la tienda haciendo click aquí.

ACTUALIZACIÓN 2: Es importante aclarar que el álbum “Balance Universal” que hoy está en plataformas digitales, sí es distribuido por mí (por medio de CDBaby), 100% de las ganancias vienen para el estudio (con lo que planeamos grabar un nuevo álbum tan pronto se pueda) está público y puede ser escuchado sin ningún pedo. Lo que estamos peleando aquí son 3 sencillos que se están distribuyendo sin autorización y que pertenecen a este mismo álbum, además del uso sin autorización de imágenes de Vete a la Versh y la detección automática que Altafonte hace a dichos sencillos en videos de YouTube y Facebook que totalizan millones de reproducciones.

ACTUALIZACIÓN 3: Para quienes no ha quedado claro, la razón por la que no procedimos con una demanda antes, es porque se hizo una serie de avenencias ante el INDAUTOR. La última fue el 8 de Marzo 2020, en donde Josué Orduña aseguró que la música se bajaría de plataformas digitales la siguiente semana. Esto nunca ocurrió (hoy nos consta a mi abogado y a mí que es un verdadero mentiroso), por lo que hemos decidido proceder con una demanda.

ACTUALIZACIÓN 4: Altafonte decidió poner su cuenta de  Twitter en privado y está activamente borrando comentarios de todos ustedes que pasan a sus perfiles a dejar algún “saludo”. Hasta ahora la respuesta de esta agencia ha sido silenciosa. Como lo dije en esta entrada, el diálogo ya no es una opción para nosotros. El siguiente paso es la demanda. El fin de esta entrada es exponer el problema de manera pública.

MAYO 17, 2020

ACTUALIZACIÓN 5: Josué Orduña (quien ya eliminó o puso como privado su perfil de Linkedin) se comunicó con uno de mis abogados para decirle que estaba “muy triste y apenado” por esta situación y que la razón por la cual no se habían tirado las canciones de plataformas fue por un error interno (2 años de errores internos, aparentemente. Por lo menos 2 meses desde que Josué dijo que “se bajarían la semana que viene”). Añadió que ya se bajaría la música de plataformas y que era necesario que detuviéramos la “difamación”. Cabe aclarar que nada de lo que he dicho es difamatorio, y reitero que todo está documentado en una fé de hechos notariada. Entre dientes, Josué “advirtió” que Altafonte España podría demandarnos. Me encantaría ver eso jejeje…

ACTUALIZACIÓN 6: Los tres sencillos que se estaban distribuyendo de manera ILEGAL (eso se lo voy a repetir 100 veces a los representantes de Altafonte, aunque se hagan los ofendidos) ya fueron retirados de plataformas digitales. Hicieron en 2 días lo que les pedimos por 2 años (a raíz de nuestro post en vetealaversh.com y Facebook), sin embargo, no han retirado los reclamos en YouTube y Facebook a videos que suman millones de reproducciones. Continúan lucrando con mi música.