Hemos caminado kilómetros, asesinando monstruos a sangre fría, hurtando dinero a mano armada, invadiendo propiedad privada y cometiendo acoso sexual a varias doncellas a lo largo de nuestro viaje, por lo que hemos caido en las profundidades de un calabozo, en donde impacientemente esperamos nuestra sentencia.

X

Contraseña olvidada?

Crea tu cuenta

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.