Enfrentándose a hongos fraudulentos, tortugas mutantes con un deseo sexual insaciable y pequeños trozos de fuego que buscan una relación sadomasoquista, Luigi se da cuenta de que cada lugar que visita está plagada de nativos con un fetiche relacionado con su bigote. Mientras, Mario se encarga de pasar el pinche juego… cómo eres malo, Emmanuel.

X

Contraseña olvidada?

Crea tu cuenta

Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.